Piel estresada: cinco síntomas que avisan

En: 6 / 03 / 2019 Comentario: 0


Deshidratación

Sensación de tirantez y sequedad, sobre todo, en la zona de pómulos y labios. El primer paso, hidratarla con productos ricos en ácido hialurónico, que gracias a sus moléculas que retienen el agua mantienen la hidratación natural.  Así, recuperará su suavidad y flexibilidad. Las mascarillas nocturnas también son buenas aliadas para recuperar una piel deshidratada, es importante aplicarlas sobre la piel bien limpia. Desmaquíllate por la noche con la toalla mágica Cleansing experience y aplica tu mascarilla: es la mejor manera de sacarle el máximo partido y mejorar los resultados.

Si utilizas base de maquillaje, te recomendamos la Liquid foundation Look Expert, contiene ácido hialurónico y aceite de rosa mosqueta que mantienen la hidratación natural de la piel, además es SPF 30.

Líneas de expresión

Las arrugas y líneas de expresión se forman, principalmente, por la presencia de radicales libres, que atacan a las células sanas reduciendo su capacidad de producir colágeno. Es el momento de aplicar productos antienvejecimiento ricos en vitamina E y D, que neutralizan los radicales libres. Y lo más importante, aplicar siempre protección solar para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel. Con la CC Cream de Look Expert, lo tienes muy fácil: incorpora SPF30 y vitaminas E, B y C de efecto antioxidante. Además, con un ligero toque de color que unifica el tono de manera natural.

Tono apagado

El estrés puede provocar una mayor segregación de grasa de las glándulas sebáceas, principal causante de la obstrucción de poros y del nada deseable tono apagado. Una buena rutina de limpieza facial ayuda a liberar la piel de impurezas y mejora el tono. Si tu piel es sensible, puedes utilizar la toalla limpiadora facial Mimos, elaborada con fibras de konjac naturales, realiza una exfoliación suave y delicada. También, puedes utilizar el cepillo sónico de limpieza facial, para una limpieza profunda de la piel que mejorará su luminosidad y tono.


Rojeces

Son la alteración más habitual ante el estrés o cambios de temperatura. La piel es como un semáforo y avisa “en rojo” cuando se altera, especialmente las más sensibles. En períodos estresantes, los vasos sanguíneos se inflaman y dilatan produciendo las rojeces. Existen tratamientos específicos para calmarlas si producen picor o molestias. Al igual que en el caso del tono apagado, la limpieza facial con la esponja o toalla Mimos es recomendable por su suavidad.

 

Granitos

Cuando estamos nerviosos tendemos a tocarnos mucho el rostro, en especial el área de los ojos, mejillas y barbilla. Si lo unimos a la mayor secreción de grasa, puede causar acné repentino: molestos granitos que incluso pueden infectarse. Como ya hemos comentado, una buena rutina de limpieza facial con productos específicos es una excelente solución. Y si queremos disimular algún granito, siempre podemos aplicar un poco de corrector, si lo haces con el pincel específico se integrará mejor con la base de maquillaje y el resultado será muy natural.

Y, algo muy importante: tomarse las cosas con calma, respirar, hacer aquello que nos permite cambiar la vorágine diaria por actividades que ayudan a equilibrar. Como hacer el ejercicio que más nos convenga o caminar al aire libre, o bailar, y por qué no, hacerse una manicura o pedicura relajante. Y desde luego, sonreír, disfrutar de las buenas pequeñas cosas.