Cómo limpiar las esponjas de maquillaje

En: 29 / 01 / 2019 Comentario: 0

Si sigues una rutina de limpieza facial, también es importante tenerla para cuidar todos tus accesorios de maquillaje, así les sacarás el máximo partido y te durarán más tiempo. Las esponjas son las que suelen ensuciarse más y en seguida se ve en su aspecto. Te sorprenderías si vieras en su interior, la cantidad de restos de maquillaje que se acaban acumulando si no se lavan asiduamente.  

Los restos de base o corrector, depositados durante mucho tiempo en las esponjas, pueden causar granitos, erupciones e irritación en la piel. Y no solo acumulan restos de maquillaje, también células muertas, aceites e incluso bacterias. Si no se limpian periódicamente, estos residuos terminan de nuevo en tu rostro y el resultado del maquillaje no será el esperado.

Con una rutina de limpieza adecuada, puedes evitar estos problemas y mantener tus esponjas durante más tiempo, así como tus poros libres de impurezas.

 

Lo ideal es lavarlas después de cada uso, pero en ocasiones las prisas no lo permiten. Al menos, una vez a la semana es imprescindible hacerlo, también depende si se usan diariamente o no. En realidad, es un proceso muy rápido y sencillo:

Paso 1

Humedece la esponja con agua fría y pon unas gotas de jabón neutro, champú para bebés o un limpiador específico.

Paso 2

Presiona suavemente varias veces para introducir el jabón en el centro de la esponja.

Paso 3

Enjuágala hasta que el agua salga totalmente clara. Déjala secar en un lugar ventilado. Nunca la cierres en un cajón o recipiente hermético.

Si has lavado varias esponjas puedes ponerlas en una bolsita de redecilla y tenderlas, evitando que les toque la luz solar directamente.

 

En el caso de que tengan manchas muy resistentes, puedes sumergirlas durante la noche en un recipiente con agua tibia y un limpiador líquido específico o jabón neutro. Y aclararlas al día siguiente. Evita utilizar jabón para lavar platos o productos de limpieza del hogar, afectarían a la textura de la esponja y si se quedarán en el interior podrían causar irritación en la piel.

Tampoco es recomendable hervir las esponjas, las altas temperaturas pueden afectar a su estructura y podrían deshacerse.

Por último, si notas que tu esponja deja restos o borlitas es que ha llegado el momento de cambiarla, es una pequeña inversión que notarás mucho en el resultado del maquillaje.

Puedes pedir una guía gratis de belleza aquí